Uno de los alimentos de origen animal con excelentes valores nutricionales es la carne de pollo. Contiene una gran cantidad de proteínas que nuestro organismo requiere para la formación de músculos y tejidos en general. Esta carne es rica en vitaminas y ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, que se necesitan para prevenir afecciones cardiovasculares.

El pollo es en realidad una excelente fuente de proteínas, su carne es magra y puede ser digerida por los niños, sin problema. Por su bajo contenido en grasas y calorías, puede ser muy adecuada para llevar un control de peso, además, es rica en minerales como: potasio, zinc y fósforo, los cuales son indispensables para el sistema nervioso central. La carne de pollo tiene un aporte importante de selenio a nuestra base nutricional, elemento que está relacionado con el funcionamiento adecuado de la hormona tiroidea, así como el rendimiento metabólico. También contiene un excelente aporte de retinol, alfa y beta-caroteno, licopeno, que son esenciales para el sentido de la vista.

Otra de las ventajas es que el pollo es fácil de digerir, y lo toleran perfectamente las personas con digestión difícil o lenta.


Si quieres conocer más acerca de este tema, envíanos un correo a: beltran_23@hotmail.com